DIY,  My Deco

Un colgador para tus llaves

Hace ya tiempo que cada vez que mi marido entra en casa me pregunta: “¿cuándo me haces un colgador de llaves para la entrada?”. Tenemos una cestita para ellas pero siempre le ha hecho mucha ilusión el poder colgarlas para tenerlas más a mano.
Al pobre… le he ido dando largas porque siempre encontraba algún trabajo que me parecía mas urgente… pero por fín!! le ha llegado su turno.

Necesitaba una base de dedo y medio de grosor, no sabía muy bien qué utilizar así que me fui al cuartito donde guardo todos “mis tesoros” que voy encontrando o me van regalando, pendientes de su segunda oportunidad. Allí no encontré nada, pero como soy muy tenaz, al cuartito de las herramientas que me fui a ver si mi suegro tenía algún tesorito que robar, jajaja… allí encontré esta madera, le dí una buena lijadita y limpieza con mi potingue de alcohol de limpieza mezclado con un poco de amoniaco y quedó perfecta. Era lo que necesitaba…

Ahora tocaba pintar, en un principio dudé con el color lavanda (me gusta tanto…), pero al final lo tuve claro, el fresa boho de La Pajarita es el color predominante en pequeños detalles de mi salón así que la elección estaba clara…

Para poder integrar la servilleta que había elegido necesitaba un fondo blanco, pero la idea de pintar y decapar no me encajaba, quería que se viera bien el rosa, así que elegí la técnica del pincel seco. El propio nombre lo indica, pintar con muy poca pintura, es decir descargar la brocha antes de pintar.

Tenía varias opciones en mi cajita de servilletas, pero esta me enamoró… las rosas siempre me ganan…

Recorté las rosas con los dedos, con mucho cuidado y como siempre fui haciendo pruebas hasta dar con la colocación que mas me gustaba.

Fui pegando con cola para decoupage todas las rositas, podéis ver su técnica y cómo yo lo hago en esta entrada.

Me gustaba mucho cómo quedaba tal y como estaba, pero se podía mejorar, así que entre las plantillas de etarcido que tengo elegí esta:

Antes de colocar la plantilla le dí una pasada a toda la tabla con barniz mate al agua por si al estarcir me equivocaba poder pasar una toallita de bebe para quitar la pintura y repetir.

He probado varias maneras de hacer los estarcidos: cogiendo con los dedos todas las cerdas de una brocha, con pinceles de esponja que venden para estarcir… pero lo que sin duda me va mejor es lo de la esponjita de maquillar. Me va perfecta porque descargo la pintura en un papel de cocina antes de aplicar y se, en función de la presión que haga con los dedos, la cantidad de pintura que me queda en la esponja. Con la práctica he aprendido a saber exactamente lo que he de presionar sobre la plantilla para aplicar la cantidad justa.

Estos colgadores los compré en la ferretería de mi pueblo hace bufff… ni lo se!! pensando en este trabajo. Imaginaros la de tiempo que hace que mi marido me pide el colgador, jajaja… les dí dos pasadas de chalk paint Blanco Nube de la Pajarita y una lijadita muy suave para sacar el color del colgador dándole ese aspecto desgastado que tan bonito queda.

Unos agujeros a la misma distancia de los bordes, allí donde ya le había echado el ojo colocarlos, una segunda pasada de barniz mate al agua para protegerlo todo, incluidos los colgadores blancos y listo!! colgador de llaves acabado y mi marido FELIZ… jajaja… Os dejo unas fotos para que veáis todos los detalles.

Espero que te haya gustado!! Déjame tu comentario, siempre respondo.

Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *