DIY,  Muebles,  My Deco

Escritorio restaurado

Cansada de montar y desmontar mi zona de trabajo en la mesa del comedor de casa, la semana pasada decidí aprovechar un hueco debajo de una ventana del salón con muchísima luz y hacerme allí un rinconcito ideal para trabajar. Así que, mascarilla en mano, nos fuimos toda la familia a mi querido “gigante sueco” y en un día lo tuve montado y solucionado.

Cuando ya estaba todo listo, tenía que organizar todo el material en los cajones para tenerlo lo mas a mano posible. Puesto que iba a meter allí pinturas, pinceles y todo tipo de cosas que ensuciarían los cajones por dentro, me dispuse a forrarlos, con tan mala suerte que al sacar el primer cajón se me escurrió de las manos y se me cayó al suelo, rajándose de lado a lado todo el frontal… HORROR!! Imaginaros el disgusto descomunal que tuve, escritorio sin estrenar, roto y sin posibilidad de comprar el cajón estropeado.
Después de patalear durante una hora, me centré y me dije… esto MALLORCA DECO VINTAGE lo va a solucionar, si señor… jajaja…

Esa misma tarde lo pegué con cola blanca para madera, con un gato lo tuve uniéndose hasta la mañana siguiente, cuando ya estuvo seco, le dí a la raja una capita de todo terreno para que no se trasparentara bajo el papel de arroz con el que la iba a “camuflar”

La mañana anterior al día del “accidente” con el cajón, me acerqué a la tienda de manualidades de al lado de casa a echar un vistazo, hacía tiempo que no me pasaba por allí a cotillear… no tienen todo lo que me gustaría encontrar… pero me encanta ir y ver si han recibido alguna cosita nueva, sobre todo los papeles de arroz. Soy de las que les gusta ver en la mano los colores y diseños, me cuesta todavía verlos en una pantalla de ordenador y decidir… Después de rebuscar y rebuscar, di con este que veis aquí, no sabía muy bien para qué lo utilizaría pero como siempre… me enamoré de las rosas, y es que… me encantan las flores!!

Soy de las personas de que piensa que las cosas siempre pasan por algo… Osea… hace unos días compro un papel de arroz que no se para qué voy a utilizar, justo no ha pasado un día desde que lo compro, se me cae el cajón del nuevo escritorio al suelo y se me rompe, dando la gran casualidad de que el tamaño de la rotura es del mismo tamaño que la cenefa de rosas, del papel de aroz que acababa de comprar… increíble verdad?

Al ser nuevo el mueble, decidí que mejor no pintarlo, de hecho no brilla, es mate y parece que esté pintado con chalk paint blanca así que simplemente recorté la cenefa con mucho cuidado y la pegué con cola para decoupage. Pensé que lo mejor era no rasgar el papel porque, a pesar de que el fondo del papel era blanco igual que el mueble, el papel de arroz es mas grueso que una servilleta y no se integraba bien en la superficie del cajón.

A partir de ahí fui adornando el resto de cajones y puerta. Ya sabéis cola para decoupage reducida con agua (3 partes de cola por 1 de agua, con la jeringa echo el agua que necesito), aplicando primero por debajo del papel de arroz, pegando siempre desde el centro hacia fuera, y una vez esta todo bien pegado, aplicar una capa super fina por encima del papel para protegerlo.

Lo cierto es que el conjunto de los pomos negros de los cajones con la silla de hierro me gustaba muchísimo como combinaban, pero ahora con las nuevas rosas, ellos también pedían un cambio a gritos… Este Fresa Boho de La Pajarita era perfecto, a que sí?

 Una capita de barniz mate al agua a los pomos y listo!! así quedó mi rinconcito…

Quien me iba a decir a mi cuando vi el cajón partido que me iba a quedar un rincón tan bonito…?

Hasta la próxima!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *